domingo, 8 de marzo de 2015

La huida hacia delante


Acostumbrarse a las molestias diarias,
a que se mueran los abuelos.

Hacerse a la idea de que envejecen
los padres y maduran los amigos.

Andar un rato por las tardes.

Verse de pronto envuelto en un debate
sobre hasta cuándo es mejor dar el pecho.
Tener una teoría al respecto.

Apuntarse a cursos de idiomas
o al gimnasio y actualizar los blogs
al menos una vez a la semana.

Hacer la cama siempre al levantarse
y fregar antes de que se acumule:
hacerse fuerte en la rutina.

Ser un hombre a la hora de hacer colas:
no dejar que se cuelen las marujas
ni nos venza el desaliento.

Medir la vida en estados de Facebook
y la aceptación social en “me gustas”.

Abrir un plazo fijo a un interés
razonable y defender que conviene
una reforma fiscal moderada.

Seguir los partidos sin pegar voces.

Hacerse chequeos de vez en cuando,
que total no cuesta nada. Enterarse
de cuáles son los mejores productos
para mantener limpia la piscina.

Irse de vacaciones con los suegros,

Atender cuando oyes “señor”
por la calle. Aprender a hacerse el nudo
de la corbata y a arreglar los enchufes.

Entender por qué sube la hipoteca.

Asumir que es cada vez más difícil
cumplir el sueño de hacer un trío.

Gastar mucho menos dinero en libros,
reducir el tiempo de siesta.

Hablar en las reuniones de vecinos.

Aprovechar los descuentos del súper,
preferir los conciertos en teatros,
elegir cortinas de seda blancas
que combinen con la mesa camilla,
buscar porno duro gratis, cervezas
negras y ginebras de marca, vinos
con un ligero regusto a manzana
de nombre extranjero. Decir que es suave
pero con mucho cuerpo. Fijarse
en cómo va resbalando la lágrima.

Usar reloj.

Adaptarse, como todos, al miedo.
Amortiguarlo con pastillas.

Apagar el despertador antes de que suene.

Ponerse camisa para ir a trabajar.

La huida hacia delante -  Víctor Peña Dacosta

 Levantarse a las nueve los sábados. Tener pastillas en el cajón en lugar de preservativos.  Llevar el reloj adelantado y contratar un seguro de vida. Asistir al dentista, hacerse una quiropodia.  Mostrarte al mundo con una foto de tu sobrina. Estar cansado, descubrir la realidad tal como es y pensar en las consecuencias de tus actos.
Hacer cocido los domingos, encontrarte un lunar que crece frente al espejo. Recibir cartas del banco y de la compañía de gas, cambiar la lámpara del baño y los muebles de sitioRecordar el cine donde pusieron un Zara. Redescubrir el western y los concursos de televisiónSentirte molesto con los ruidos de los vecinos. Entender las noticias de economía y abrir una botella de vino tinto.
Leer este poema como quien repasa en una radiografía su coxis desgastado.

11 comentarios:

  1. Huir hacia delante o sobrevivir ...vivir

    Me gustan mucho , los dos poemas !

    Al leerlos efectivamente ha sido leer una ,tu ,mi radiografía del día a día ..y también me ha hecho sonreír
    Mi propósito hace tiempo es solo y simplemente vivir ..,mucho menos agotador ;))


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que preocuparse por todo lo bueno que nos encontramos por el camino. Puede que ahí esté la clave.

      ;-)

      Eliminar
  2. A mi tambien me han gustado mucho los dos poemas, pero sobre todo el segundo, en parte porque tambien lo veo como una radiografia casi exacta de mi dia a dia (hay frases, sentimientos, situaciones, que comparto al cien por cien). En ese sentido, creo que se lo puede considerar un poema generacional, de esos que gusta leer y releer por lo bien que ha captado el autor un determinado estado de animo comun a una serie de gentes, a partir de unos sentimientos que suponemos, o intuimos, intimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, un poema generacional, el estado de ánimo de una mañana, de un instante frente al espejo. Me alegro que te haya gustado más mi texto que el del poeta Víctor Peña Dacosta.

      Abrazo.

      Eliminar
  3. y que remedio nos queda, asumir que no podemos ser el eterno Peter Pan!!!
    Muy buena esa radiografía que haces y nos haces a cada uno de tus lectores.
    Me voy a actualizar el blog, jeje!!! y cambiar las pastillas por condones

    besos pirata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo no queremos hacernos mayores.

      Un beso ;-)

      Eliminar
  4. Realizar el masturbatorio ejercicio de "guglearse" a uno mismo es, me temo, bastante patético y servidor no deja de sentirse egocéntrico y mediocre al hacerlo (sin por ello dejar de hacerlo, claro) pero, a cambio, ofrece satisfacciones como esta: mil gracias por compartir el poema y, al resto, por los comentarios.
    Un saludo y hasta la próxima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. No sé si es demasiado deprimente pero me identifico mucho con tu poema, quizás ese tono irónico y simpático que utilizas para hablar de ti mismo te aleje del egocentrismo y la mediocridad.

      Ser conscientes del paso del tiempo creo que ayuda a superar el miedo al futuro.

      Un saludo y un placer tenerte en este blog.

      Eliminar
    2. Un placer formar parte de él (y no solo como lector).
      Un saludo y hasta la próxima :)

      Eliminar
  5. Jugar al escondite con mi sombra,
    Transmutarme a pantera, definitivamente,
    No dejar que me duelan los despechos,
    No imponerme la tediosa tarea
    De querer olvidarte,
    Seguir brindando por la libertad,
    No luchar más contra mis contrarios,
    Dejar de esperar ese correo
    Que no deseo ya,
    Levantarme temprano los domingos,
    Comerme esta naranja de una vez,
    Dedicar un pensamiento a los que intercambiaron
    Su vida por palabras,
    Planificar el próximo viaje,
    Terminar de esbozar aquel dibujo,
    Soñar que me susurras caricias al oído,
    Invertir más espacio y más tiempo en otro desencuentro,
    No confundirme más,
    Aceptar que eres otro,
    Que eres de humo, ceniza, barro.
    Escribir una lista con cosas de olvidar,
    Para no pensar,
    Para no sentir,
    Para no ser.
    Tacharme la primera de la lista,
    Aceptarme por fin, con mis delirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea un poema generacional, hay muchas versiones en las que encontrarse.

      Creo que tu versión supera a todas. Es más lírica y desgarradora. Es ese tipo de poemas que traspasa las palabras para llegar al alma.

      Muchas gracias por compartir tu arte aquí.

      Saludos.

      Eliminar